¿Quiénes somos?

Nuestra fundación es un homenaje a Julio Ernesto Urrea U., quien con su ejemplo nos inspiró a trabajar para que la niñez y cualquier colombiano puedan forjar su destino porque tienen las posibilidades y las oportunidades de hacerlo.

Tenemos la convicción de que invertir en la educación y en la familia es determinante para el desarrollo del país y para garantizar una sociedad equitativa; de que con acciones simples se pueden hacer grandes cambios, y trabajaremos sin pausa para que los más pequeños conquisten sus metas.

En el 2003, tras la muerte de don Julio Ernesto, un líder y empresario con un gran compromiso social, su familia decidió seguir con su legado de ayudar a las comunidades más vulnerables de Colombia, de aportar al desarrollo equitativo y fue así como creó la fundación que lleva hoy su nombre.

En la mirada de un niño se nota si ha sufrido o si ha tenido una vida plena. Nosotros ponemos todo nuestro empeño para que sus ojos reflejen la felicidad.

Desde esa fecha, hemos sido aliados de diversas organizaciones que velan por la formación, la salud y el desarrollo de las personas con mayores dificultades económicas del país. Además, lideramos un programa de apropiación de nuevas tecnologías en Rincón del Mar, Sucre, un lugar afectado por el desempleo, la corrupción y la violencia.

Desde el 2003 aportamos al premio Famiempresario del Año de Interactuar, la corporación de desarrollo empresarial bandera de nuestro fundador. Gracias a esto, hemos ayudado a que las ideas de muchas personas se materialicen.

Nuestra meta es crear lazos de solidaridad que movilicen voces, recursos y soluciones en favor de la construcción del tejido social de Colombia y del bienestar de sus habitantes.

La sede de la corporación está en Medellín, y los recursos con los que contamos provienen de los aportes de la familia Urrea, de diferentes empresas y de todos aquellos que quieran multiplicar sonrisas y esperanza en quienes no han tenido muchas oportunidades.